Laguna del Campillo

En esta ocasión vamos a repasar uno de los escenarios de pesca más cercanos a la ciudad de Madrid: la Laguna del Campillo. Apenas a 20 km de la Puerta del Sol nos encontramos una antigua gravera con muchas posibilidades para los amantes de la pesca.


Vista de la laguna desde los cantiles. Al fondo Arganda del Rey.

La laguna del Campillo está situada en el término municipal de Rivas Vaciamadrid, justo en su extremo sur, muy próxima a la autovía A3 (Madrid -Valencia). Bordea la laguna el río Jarama, del que recibe agua a través de filtraciones. Se puede acceder desde la vía de servicio de la autovía (poco recomendable por el estado del camino) o a través de la zona de Rivas Vaciamadrid conocida como "el pueblo". Esta segunda opción es bastante sencilla ya que desde la salida 19 de la autovía, solo tenemos que seguir el recorrido del metro en dirección sur para encontrarnos de frente con la laguna.



Además, este escenario es de los pocos a los que se puede acceder en transporte público desde Madrid. Si utilizamos el metro, nos bajaremos en la parada de Rivas Vaciamadrid (línea 9) y tendremos que caminar unos 500m hasta el agua. Si utilizamos el autobús, el 332 (que viene desde la Plaza de Conde de Casal) nos dejará a 300 metros del escenario.


El Campillo no es sólo un escenario de pesca. Hoy en día podemos considerarlo como un importante humedal del sudeste de Madrid. De hecho, está situado dentro del Parque Regional del Sudeste, zona declarada como de especial protección de las aves (ZEPA). Esta antigua explotación de áridos, en explotación hasta los años 70, hoy en día inundada y naturalizada, es el hogar de multitud de aves y un magnifico punto para observarlas.


El pescador que no lo conozca se encontrará una masa de agua con el agua mucho más clara de lo que podría esperarse, rodeada por una camino facilmente transitable y repleta de gente paseando, observando las aves, corriendo o montando en bici. Los fines de semana es un lugar de muchísima afluencia de gente y será fácil encontrar parking de la laguna completamente lleno de coches. Tanto es así que recomiendo ir a pescar allí entre semana para poder disfrutar de cierta tranquilidad y poder aparcar el coche en un lugar decente.

Si lo miramos desde el prisma del pescador, El Campillo es un gravera de gran tamaño y considerable profundidad rodeada de vegetación en el 95% de su perímetro. Su fondo, que oscila entre los 4 y los 12 metros, es de grava y está relativamente libre de enganches. No existen muchos puestos cómodos para pescar debido a la abundante vegetación de sus orillas. Básicamente encontramos 3 zonas principales para la pesca: la zona de la ría, la zona de la fábrica de vigas (Padacar) y la zona conocida como "las playas".


- Zona de la ría: se trata de una pequeña lengua de agua de 15 metros de ancho que se separa del resto de la laguna. Se encuentra muy próxima al parking y es la zona más frecuentada por pescadores. En mi opinión es una de las peores zonas de toda la laguna. Tiene sus momentos pero, al ser la menos profunda y la más visitada, es la que menos peces da.

Zona de la ría.

Zona de la ría.

- Zona de la fabrica de vigas: se trata de 4 o 5 puestos en los que es posible dejar el coche bastante cerca del puesto siempre y cuando no acudamos en fin de semana. Tiene mucha más profundidad que la anterior (4,5 - 6 metros) y es la segunda zona más concurrida. Quizá sea la zona en la que más carpas se capturan. En algunos momentos del año también es habitual sacar carpines de buen tamaño.

- Zona de las playas: Mi zona preferida de toda la laguna. Para llegar es necesario andar más de 500m desde el parking principal. Se trata de 5 o 6 puestos en los que encontramos pequeñas playas de grava. es bastante profunda y todos los puestos superan los 6 metros de profundidad. Es la zona que más barbos da con diferencia. Está en la zona más abierta de la laguna y se ve muy afectada por el viento.

Zona de las playas.

A propósito de las zonas de pesca, me veo obligado a recordar la normativa que afecta a este escenario ya que hay una zona de la laguna vedada para la pesca. Según la orden de Vedas de la Comunidad de Madrid (2018):

- Anexo VII: Se prohíbe la pesca en el margen de la Laguna del Campillo, definido en el sentido de las agujas del reloj, desde el observatorio de aves que se encuentra situado enfrente de la nave techada de la fábrica de viguetas hasta el inicio de la lengua de tierra situada frente al Centro de Educación Ambiental.

- Anexo IX: Es obligatorio la captura y suelta de todas las especies (...) en el resto del margen de la laguna, excluyendo el definido como vedado en el anexo VII.

Puedo asegurar que las especies presentes en la laguna a principios de 2019 son, en orden de abundancia: carpa, barbo común, carpin (carassius gibelio) (¿que carpines pescamos?), percasol, black bass, pez gato y alburno. Esporádicamente se han registrado capturas de lucio pero no creo que merezca la pena dedicar tiempo a su pesca.
 
Históricamente, la laguna del Campillo, ha tenido cierta importancia en la pesca madrileña. Sus orillas han visto pasar por ellas muchas generaciones de pescadores y muchos de los mejores cañistas de la capital pueden contar su experiencia en estas aguas.

En sus inicios, con una parte de la gravera todavía en explotación (finales de la década de 1960, principios de la década de 1970), la laguna estuvo custodiada por un guarda que cobraba por pescar. Era la época de la minitalla y sus aguas estaban repletas de cachos, bermejuelas y otros pequeños peces. En esta época muchos aficionados acudían a sus aguas a llenar las garrafas de peces para utilizarlos después como cebo vivo para el lucio en otros escenarios.Los que recuerdan esa época me cuenta que utilizaban engodos caseros o La Sirena x21.

En 1978, el Michele Coureau, pescador de gran importancia en la pesca francesa del momento, Campeón del Mundo por equipos en dos ocasiones y patrocinado por Garbolino, hizo una exhibición de pesca sacando numerosos cachos y bermejuelas. Este evento y la posterior charla coloquio, estuvo organizado por Federación Española de Pesca con el fin de promocionar la pesca.

Veletas utilizadas por Michele Coureau.

Hasta los años 90 era un escenario que destacaba por su excelente población de bogas, la mayoría de un tamaño excepcional. Pero a lo largo de los años la laguna ha ido evolucionando y esta evolución ha propiciado la desaparición de algunas especies y la aparición de otras. Por desgracia, los años de la minitalla o las bogas no volverán. Posteriormente fueron los barbos los que se adueñaron de la laguna. Y hasta 2010 si por algo destacaba El Campillo era por su población de barbos. Los meses de Mayo, Junio o incluso Julio eran un espectáculo de saltos, persecuciones y chapoteos en sus orillas. No era demasiado complicado hacer rejones de 15 o 20 barbos, todos con pesos superiores a los 1,5 kg.

Luis Sierra con una boga pescada en El Campillo.

Actualmente los barbos están en franca regresión y parece que la carpa es la especie principal. Quizá este sea el peor momento para la pesca de ciprínidos en esta laguna en todos sus años de historia. En mi opinión, hoy en día El Campillo es uno de los escenarios más duros para la pesca en toda la Comunidad de Madrid. Por diversos factores, conseguir una sola captura aceptable es misión imposible muchos meses al año. Y no es porque no haya peces, porque la laguna está llena de peces. Los barbos y las carpas son muy remisos y no hay manera de hacerlos tomar el engaño. Tal es así que actualmente es difícil encontrar el número de pescadores que antes poblaban sus orillas. El desánimo se ha extendido y poca gente acude cuando sabe que lo más probable es volver bolo a casa.

Pero existe esperanza. Haciendo las cosas bien, en el puesto adecuado y en un buen momento del año es posible meter más de 10 peces en el rejón, ya sea pescando al feeder o a inglesa. Hace años que no pesco allí con la enchufable, por lo que no conozco la efectividad de la misma. Lo que si que está claro es que como en todas las graveras inundadas, la orilla puede solucionarnos la jornada (ver artículo sobre la pesca en la orilla).


Mis recomendaciones en cuanto a la pesca son bastante sencillas. Hasta hace un par de temporadas, la técnica que destacaba era la pesca a la inglesa y el mejor cebado era a base de gusano con el tirador de forma constante. La pesca con caña boloñesa también daba sus frutos pudiendo pescar muchas veces a punta de caña. En los últimos tiempos, con el barbo desaparecido del mapa, los mejores resultados que hemos registrado han sido pescando a feeder. Las carpas son ya la especie principal y pescando a feeder con un engodo específico, sin estridencias, y con maíz o pellet de 6mm como cebo obtendremos los mejores resultados.

Debo agradecer a mis amigos Mario, Francisco y Luis por toda su ayuda al escribir este artículo. Consciente o inconscientemente me han contado muchísimos detalles sobre este escenario y los he ido ordenando en mi memoria a lo largo de estos años. Con amigos como estos es más fácil progresar como pescador.



Texto: Daniel Porto. Fotografía: Daniel Porto y Luis Sierra.


2 comentarios :

  1. Enhorabuena Dan, de nuevo otro gran artículo de uno de los escenarios posiblemente mejores de Madrid. Da gustonleerte.
    Lástima que cuando se pudo, no se hizo un escenario de competición de pesca , hoy sería uno de los mejores de este País.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Excelente articulo como siempre, debo confirmar que con enchufable también se hacen buenas capturas. Pero como tu dices, es un pesca muy técnica y solo para algunos meses del año. También existe el factor de que al estar vedada parte de la laguna, los peces buscan refugio en esa parte de la laguna.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.