Copa Colmic Almaraz 2018

En esta ocasión os traemos otra crónica de una gran competición. El pasado mes de Febrero se celebró en aguas del embalse de Almaraz el IV Open de Pesca Colmic. Nuestro amigo Valerio nos describe sus experiencias de este fin de semana de pesca.



Comenzaba con este evento la temporada de Copas Colmic, no así mi extensa temporada de competición que ya había empezado en enero en aguas de este mismo embalse tan frecuentado en invierno.

Este evento fue acogido de extraordinaria manera, tanto es así que aparte de la tradicional competición que se viene realizando el domingo desde hace varios años, este año, se realizó también otra competición el sábado para dar cabida a tanta gente que pidió participar en el evento dominical y se había quedado sin plaza. El éxito fue total y se consiguió el lleno total ambos días siendo los inscritos 60 pescadores el sábado y 100 pescadores el domingo ya que el sábado se decidió dejar libre algunas zonas del pantano para que la gente pudiera entrenar.


Con muchas ganas de volver a ver a los compañeros de pesca que siempre nos encontramos en este evento arrancaba la expedición el sábado, las predicciones de tiempo no eran malas en comparación al invierno que hemos tenido y todos deseábamos que la pesca diera la cara, el escenario es conocido por casi todos y está descrito en el artículo de la Copa Colmic del año pasado (pinchar aquí para ver). La organización corría a cargo de Santi y Peña, los amigos de MS Fishing no defraudan nunca que organizan un evento. El esfuerzo que supone organizar una Copa Colmic con 100 personas es grande, pero organizar dos eventos en días consecutivos requiere una entrega máxima y realizar las cosas con ilusión, bravo señores, lo habéis bordado.



Para el sábado se marcaron las 3 zonas que pegan al pueblo de Serrejón, es decir la segunda recula en la zona de enfrente de “las inglesas”, la recta y la tercera recula.  No soy un excelente conocedor de Almaraz pues sólo lo pesco tres o cuatro veces al año, pero la semana previa mi compañero de equipo Ángel Gil me había comentado que en la recta la “bolita” marcaba mucho, que o caías a la izquierda del todo o competir contra esos puestos se haría muy difícil. El sorteo me hizo caer justo en uno de esos no deseados puestos de la recta, en el puesto 15 y desde primera hora se vio que no tenía nada que hacer contra mis rivales de la izquierda, de los puestos 16 al 20 me ganaban todos con claridad. Para colmo el puesto a la inglesa tenía enganches y no pude meter los peces con ritmo en ninguno de los dos puestos.



Mala manga esta para mí donde no supe reaccionar y estuve bastante despistado, ni mis Guadiana preparados para pescar abajo ni mis Crexy preparados para pescar a medias aguas se hundían con el ritmo que yo deseaba. Preparé un par de líneas con un 0,12 directo del Stream y un N600 del 16 para pescar fino y directo pero tampoco afinando conseguía tener más ritmo. Al final conseguí un séptimo puesto en el subsector de diez pescadores con unos 6 kilos de carpas, ganándome todos los pescadores de la izquierda y uno más de los de mi derecha. Mal, muy mal pescado.

Los sectores fueron vencidos este día por Raúl Jiménez con 36,24kg,  Julián Fernández con 21,65 kg y Josep Massanas con 19,1 kg. No son unos pesajes excesivos para Almaraz pero quizás cuando el pantano está así sea su versión más bonita. Tras la entrega de premios en la que además vimos las nuevas enchufables para esta temporada de esta gran marca, tocaba desconectar y relajarse hasta la mañana siguiente donde esperaba sacarme la espina.



Para el domingo, ya con todo el embalse marcado, me tocó de nuevo el puesto 15, pero esta vez en la zona de las inglesas, un buen puesto donde a priori sólo tienen ventaja sobre ti el punta y el semipunta de la derecha por ser puestos donde los peces suelen dar la cara a la distancia de enchufable y además suelen ser peces grandes. No me disgustaba el puesto y si algo tenía claro es que siendo una zona que no se había pescado el día anterior y estando relativamente flojo de pesca el pantano, la pesca sería a la inglesa, con mimo monté y sondeé un buen número de cañas de inglesas, casi todas a 35 metros de distancia con montaje invertido de diferente peso, usé el flotador Sinflex Canal. También preparé algún Sinflex Spagna a 25 metros por si se levantara mucho viento o muchísimo tiro y fuera imposible pescar lejos, en este caso el montaje era tradicional usando flotadores de 12+6 y 20+10. En este puesto no metí comida pues lo previsible era descartarlo.



A mi izquierda tenía situado a Manuel Castillejo, un compañero de equipo con el que me une una gran amistad y con quien suelo preparar buena parte de mis competiciones, lo conozco suficiente como para saber que materiales está usando en cada momento, él decidió apostar por la enchufable en vez de por la inglesa, él preparó sólo dos inglesas y yo sólo monte 3 kit para la enchufable. Comenzaba la manga y tras el cebado de inicio, tan importante en la pesca a la inglesa, comencé a ver picadas, se trataba de carpas de escaso porte con una media de 100 gramos. Los peces a enchufable no daban la cara pero aun así me parecía difícil sacarle partido a esos peces tan pequeños, poco a poco los pescadores que estaban a 13 metros iban sacando algún pez, yo intenté pescar más fino para coger más ritmo con la pesca pequeña pero no conseguía tener continuidad, probé a pescar más pesado y más apoyado pero no conseguía sacar peces grandes, cuando Manuel llevaba 3 carpas calculé que me hacían falta unos 20 peces de los míos para poder empatar su pesaje, no me salían las cuentas… Un poco alterado decidí cambiar el plan y comenzar a pescar con la enchufable. No tenía peces, el cebado de inicio había sido un poco desastroso con varias bolas fuera de sitio lanzadas a mano y viendo la pesca que estaba haciendo Manuel, todo con copela y pescando bastante estático encima de la bola, pensé que la mejor manera que tenía de levantar el puesto era jugármela a hacer la pesca típica de Almaraz cuando hay muchos peces, mantener el puesto con tirador de gusano constante…Aquello iba de mal en peor, no conseguía sacar dos peces seguidos y las aspiraciones de hacer algo digno se diluían con el paso del tiempo, cada idea nueva que tenía resultaba un despropósito mayor.



La última hora decidí pasarla pescando a la inglesa, la manga estaba perdida y prefería pescar un rato a inglesa y sacar los peces que pudiera aunque fueran pequeños que seguir machacando el estropeado puesto de enchufable. Saqué unos cuantos peces en ese rato que me hicieron ver que tal vez, si me hubiera mantenido toda la manga pescando a inglesa el resultado hubiera sido mucho mejor. De hecho Sergio Nogués en mi sector consiguió hacer 10 kilos de peces a la inglesa que le sirvieron para estar a mitad de tabla. El pesaje confirmó el desastre, llevaba mucho tiempo, ni recordaba cuanto, sin ganarle a nadie pero en todos los concursos tiene que haber un último y este día el último de mi subsector fue el que escribe con 7 kilos de carpitas. Manuel por el contrario hizo una bella pesca de precisión, cosa poco habitual de realizar en Almaraz, que le dieron un tercero de subsector con 13 kilos, muy merecido pues luchar contra el punta y el semipunta de la derecha resultó imposible para todos. Cuando las cosas no salen bien es el momento de analizar los errores, no hay que buscar excusas, hay que pararse a pensar en que ha pasado e intentar que no vuelva a ocurrir, la autocrítica ayuda mucho más a mejorar que el buscar excusas.

La Copa Colmic llegaba a su fin, Josep Massanas fue el campeón de la edición de este 2018 con 47,74 kg, ¡bravo por este catalán que consiguió dos primeros de sector tanto el sábado como el domingo!




Tocaba un largo viaje de vuelta a casa con la amenaza de que hubiera nieve en la carretera, hasta el año que viene Alamaraz, prometo vengarme y sobretodo confiar más en las decisiones que tome y no ponerlas demasiado pronto en duda, problema este que me ha arruinado demasiados días de competición…


Texto: Valerio Chumillas. Fotografía: Valerio Chumillas.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.